El hombre que no creía en mí / The man who didn’t believe in me (Esp / Eng)

Lo conocí en una cena a la que me invitaron mis vecinos. Sólo hablamos una vez y aprovechó para preguntarme cuál era mi profesión y en qué quería trabajar en Perth. “Periodismo, comunicación”, dije. No había casi ni terminado cuando su monólogo en forma de respuesta llegó como una avalancha: “¿Periodismo?” insistió. “Pues aquí no hay trabajo. Todos los profesionales de Australia se están marchando al extranjero. Tú eres española, ¿verdad? Podrías enseñar español, aquí la gente ama lo español, podrías intentarlo en los institutos. ¿Bailas salsa? ¿Puedes enseñar a bailar salsa? Podrías hacer eso también. Ya ves, periodismo, no quiero que pierdas el tiempo, pero si estás buscando un trabajo en el mundo de la comunicación has venido a la ciudad equivocada”.

Silencio.

Me sentí como una auténtica mierda, sin nada que decir, además de acorralada.

Al día siguiente una persona que acabo de conocer lo cuestionó todo y sobre todo lo cuestionó a él. “¿Quién es? ¿Qué hace? ¿Cuál es su relación con el periodismo? Odio a las personas negativas”.

Su reflexión me llevó al mundo de las frustraciones personales, esas que afloran con amargura y cargadas de ira y que lanzamos contra los otros, contra los que consiguen, o al menos intentan, hacer lo que nosotros ni siquiera hemos intentado. Ese hombre que no creía en mí, en mi determinación, en mi profesionalidad, en mi fortaleza, ese hombre que no me conoce me disparó una sarta de preguntas a quemarropa sin darse cuenta de que era él el blanco de sus propias preguntas.

Ojalá algún día se atreva.

The man who didn’t believe in me

I met him in a dinner party in my neighbors’ place. We spoke once and he asked me about my profession and where I wanted to work in. “Journalism and comms”, I replied. I had hardly finished when he replied with a monolog in the shape of an avalanche. “Journalism?” He insisted and kept going: “In Perth there are no jobs. All professionals are going overseas. Are you Spanish, right? You could teach Spanish, you can try at the TAFE institutes. Can you dance salsa? Can you teach how to dance? You could teach salsa… Butd journalism? I don’t want you to lose your time, but if you are looking for a job in the media industry you are not in the right city”.

Silence.

I felt shit, I had nothing to say, I felt trapped.

I told the story to a person who questioned everything and especially questioned him. “Who is he? What is his profession? What is his relationship with journalism? I hate negative people”, my friend concluded.

This conversation took me to the world of personal frustrations, the ones which blossom with bitterness, full of anger, and we throw against the others sometimes, against the people who get what we can’t or who try what we have not even dared to. The man who didn’t believe in me, in my determination, in my professionalism, in my strength; that man who doesn’t know me shot me a string of questions, pulling no punches, without realizing that he was the target of his own questions.

I wish he would be brave some day.

 

, , , ,

  1. #1 por María Álvarez Rodríguez el diciembre 22, 2014 - 6:12 am

    Lástima del primer momento de daño… Las personas nunca somos cuidadosas cuando transmitimos nuestras propias frustraciones.. me ha gustado mucho tu entrada.

  2. #3 por noticiasdeaustralia el diciembre 27, 2014 - 8:42 pm

    Ya estás haciendo periodismo con tu blog y es muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: