El dentista / The dentist (Esp / Eng)

Una habitación llena de revistas del corazón y divulgación científica. En el mejor de los casos también hay de viajes y periódicos. Sillas dispuesta alrededor de una mesa con un centro de flores. Un silencio aterrador sólo roto por el teléfono y ese sonido de fondo, similar al de un aspirador.

Es la sala de espera de tu dentista, donde te sudan las manos y ruegas que ese dolor que llevas soportando algunos días no sea nada grave. Y, sobre todo, que no sea tan caro como para que te cueste un riñón. Desde que vivo en Australia se me ha acomodado una pregunta tonta en la cabeza y es si puedo permitirme ir al médico.

Siempre he considerado mi salud una prioridad, pero ahora retraso esa visita necesaria hasta que ya no me queda otra. Las facturas que llegan hacen temblar la cuenta corriente. Da igual que sea una consulta ordinaria, un análisis de sangre o una prueba requerida por el especialista. No me gusta pensar así, pero esta actitud parece instalada.

Estos días me ha tocado enfrentarme a la factura del dentista. Ya no podía más. Sabía que tenía que ir desde hace meses. Un día de dolor intenso me quitó la tontería de un plumazo.

Así que llamo pidiendo un cita para ayer y me marcho corriendo a la Clínica, donde no me atiende la dentista, sino la higienista. Carga mi historial, me revisa un poco. Llega la jefa y le explico. Me examina. La cosa era grave, pero hemos llegado a tiempo. Me tienen allí una hora con la boca abierta en las que les da tiempo a descubrir que tengo otra caries. Como hoy sólo tenía una cita corta programada, no le da tiempo a hacerlo todo y me cita para otro día para solucionar la caries descubierta. No voy a negarme. Ya estoy decidida a poner fin a esta pesadilla.

Tengo un seguro dental que me cuesta al año 30 dólares (una ganga teniendo en cuenta que mi seguro médico de cobertura básica me cuesta 95 dólares mensuales, y es muy muy básico). Con él obtengo un descuento en cada procedimiento que se me practica.

Os dejo aquí lo que me costó la primera visita y el presupuesto para la segunda.

dentista precios esp

No me duele. Soy feliz. Lo pago a gusto. Pero os lo dejo para que tengáis una referencia.

 

The dentist

I am in a room with gossip and popular science magazines. If I’m lucky I will find some travel magazines and some newspapers. The chairs are against the wall, facing the table where there is a flower arrangement. A terrifying silence is only broken by the phone ringing and the background sound similar to a vacuum working.

This is my dentist waiting room, where my hands sweat and I hope that my toothache is not as bad as the pain I’ve been suffering for days. I hope that the treatment won’t cost an arm and a leg. Since I live in Australia, I wonder myself if I can afford going to the doctor. It doesn’t make sense, does it?

I’ve always thought that my health was my priority until I came to Australia. Since that moment, I postpone that appointment until there’s no option. The medical invoices are expensive for everything: a GP consultation, a blood(y) test or any test required by my specialist. I don’t want to have that attitude, but I do.

These days I have had to face that dilemma. I couldn’t stand the pain anymore. I knew I should have gone months ago. A sharpness pain put me in the right track with one stroke of the pen.

I called the dentist begging for an appointment for the next hour. The hygienist welcomed me, uploaded my medical history and made the first checking. When the dentist went into the room I explained to her everything. She examined my tooth meticulously, gave me bad news and explained to me how she could fix it. I was there with my mouth opened for an hour so during that time she had chance to discover another decay. I didn’t have a long appointment so she asked me to go back another day. I couldn’t say no. I am determined to put an end to this nightmare.

I have a dental insurance which costs me $30 per year. I have discount in every treatment I need. It is so cheap in comparison to my health insurance, which costs me $95 per month and it is painfully essential.

These are the invoice of my first visit and the quote for the second day.

dentist fees

I have no pain anymore. I feel happy. I’m pleased to pay. But I share the fees for you to have a reference.

 

 

 

, ,

  1. #1 por Anónimo el agosto 22, 2014 - 5:20 am

    ¿El seguro dental + el seguro de cobertura básica te lo hicieron cuando te matriculaste en la escuela?
    Si quieres hacerte una revisión anual ¿Puedes hacerlo?
    ¿Tienes que llamar al teléfono del seguro para saber a qué clínica vas?

    Perdona por las pregunta pero la higiene bucal y la salud es importante te lo digo por experiencia.

    • #2 por mevoyaaustralia el agosto 22, 2014 - 6:09 pm

      Hola! No te preocupes, que todos hemos tenido (y tenemos) dudas. El seguro dental lo escogí por mi cuenta una vez en Australia, cuando lo necesité. Es más fácil ir sobre la marcha, sino son muchas cosas en las que pensar al principìo. En mi caso, puedo ir a cualquiera de las clínicas con las que trabaja mi aseguradora y se puede consultar en la web. Pero supongo que hay otras modalidades. Espero haberte ayudado🙂

  2. #3 por Anónimo el agosto 22, 2014 - 6:08 am

    ¿El seguro básico + el seguro dental lo contrataste cuando te matriculastes en la escuela?
    Si quieres hacerte una revisión anual ¿Puedes hacerlo? para evitar problemas futuros.
    ¿Tienes que llamar al teléfono del seguro para que te digan a qué clínica te toca ir?

    Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: