El hombre que me daba clases

Me levanto con el ánimo por los pies. Es sábado. El primero de los dos días en los que tengo clase. Los fines de semana ya no son fines de semana. Ahora son tremendamente largos. Y pesados. Me visto y me arrastro hasta la escuela. Tras la puerta, ahí está él.

Él es mi profesor, el que toma las riendas de ese curso diseñado sólo para que firmes y puedas tener un visado en condiciones. Su nombre es Paul, pero los nombres de verdad interesantes son el de Pamela y Sarah. A ellas las dejo para otro momento.

Paul sigue un programa con nombres tan interesantes como InDesign, Photoshop, 3D Modelling o Adobe Flash. Nunca me explicó para qué sirven. Su modus operandi es como sigue: “Abran el programa Adobe Flash, vayan a la versión 2 y no a la 3”. “¿Por qué?”, se oye un murmullo. No hay respuesta. “Vayan a la versión 2. Abran un documento en blanco. Vayan a herramientas. Cliquen sobre la línea horizontal y dibujen una línea horizontal; después vayan a grosor y le dan dos centímetros. Coloreen. Cliquen sobre el extremo derecho y presionen ALT mientras la giran hacia la derecha. Ahora pónganse en esta tecla para dibujar una circunferencia, la colocan en el extremo inferior de la línea horizontal”. Yo miro a Pamela desesperada. Ella mira a su café gigante. En qué estará pensando, me pregunto. Sarah ni siquiera presta atención. La explicación termina y el resultado es un reloj de cuerda. Parece que hay que hacer que el péndulo se mueva.

Necesitaré que me repitan la explicación. Memorizar cosas sin sentido no es mi fuerte. Soy un mar de dudas. Le pregunto. “¿Qué es Flash?” “¿Para qué sirve?”, “¿Me puede dar una visión general del programa, su uso básico, sus aplicaciones?”. Se tensa. Ladea la cabeza dos veces intuitivamente. “El proyecto consiste en hacer un reloj”, concluye.

Paul tiene una opinión muy elevada sobre su persona. Él está al mando. Sólo quiere poner ‘aptos’ y ver trabajos que se ajustan a lo que dice el papel. En algunos momentos lo veo levantando la barbilla, en ese gesto tan instintivo y territorial del macho sobre la manada. No quiere a alumnos con preguntas incómodas. No soporta que sean las mujeres las que hagan esas preguntas. No va a tolerar que una alumna, acostumbrada a hablar de igual a igual, le pregunte cuál es el sentido de diseñar para webs sólo en Flash cuando no es compatible con iPhone o iPad.

Como estoy en un curso de diseño, diseño mi estrategia. El curso va a ser muy largo. Intento convencer a mis amiguitas, pero Pamela y Sarah no se unen a mi plan. Yo, esa mujer de principios, convicciones, orgullosa, ha decidido que se va a meter a Paul en el bolsillo.

Es domingo y abro la puerta. Dejo mis cosas y me siento al lado de Paul. Pongo cara de pena. Le miro a los ojos y le digo que no he entendido nada. Paul se interesa. Le pido que se siente a mi lado y me guíe paso a paso por el diseño de ese asombroso reloj. Le hablo sobre mis dudas, le confieso que, prácticamente, no sé qué es Photoshop, escucho atentamente su explicación, se crece, le dejo que vaya haciendo. Anoto diligentemente.

Le agradezco a cada rato, está ayudándome mucho. Él saborea su momento y yo me muerdo la lengua. Voy a ser tonta. Me juzgo, me traiciono. Voy a echar al suelo mis principios y a pisotearlos. Me juzgo. No quiero invertir energía en una pelea que está perdida y, además, no me interesa. Me juzgo, pero me rindo.

Es el primero de muchos proyectos. Tras ese reloj llegará la mesa de billar, la postal de Navidad, el diseño de la web de la escuela donde estudio. Nunca nos dejó aplicar esos programas a nuestros blogs, webs o propuestas creativas. Yo lo asumí. Me puse la máscara de la docilidad. Siempre le pedí ese consejo que nunca escuché. Le hice creer que había sucumbido.

Dejo de asistir los sábados. Estoy buscando casa, le informo. Le pregunto que qué barrios son los mejores, según su opinión. Soy nueva en la ciudad. Le escucho. Habla como un padre. Ya sólo voy los domingos y, de paso, firmo la hoja del sábado. Paul es condescendiente.

El curso sigue. Los domingos llego a las 10h y me voy a las 12h. Pamela llega a las 10.15h. Le riñe por llegar tarde y le recuerda que ayer no vino. La asistencia es obligatoria. “No va a pasar el trimestre, señorita”. Yo le guiño un ojo a mi amiga, divertida.

Llega la evaluación, revisamos mis proyectos. Nunca hice algo tan mal ni con tanto desinterés. Concluye, henchido de orgullo, que soy muy buena alumna.

“Todo gracias a ti, Paul”.

, ,

  1. #1 por unapsicologaenlared el abril 14, 2014 - 9:05 pm

    Admirable tu capacidad de comprensión y adecuación a la situación… Buena hembra ; )

    • #2 por mevoyaaustralia el abril 14, 2014 - 9:12 pm

      Espero que no haya ironía😉

      • #3 por unapsicologaenlared el abril 14, 2014 - 9:14 pm

        En absoluto, soy toda admiración, me parece muy inteligente por tu parte.

      • #4 por mevoyaaustralia el abril 14, 2014 - 9:19 pm

        Jajaja. Para mí fue una traición en toda regla

      • #5 por unapsicologaenlared el abril 14, 2014 - 9:21 pm

        Eso que tu llamas “traición” yo lo llamo “flexibilidad”, y es sinónimo de salud mental😀

      • #6 por mevoyaaustralia el abril 14, 2014 - 9:22 pm

        me encanta esa visión🙂

      • #7 por unapsicologaenlared el abril 14, 2014 - 9:24 pm

        Hazme caso…A mi ya me comieron la merienda por “no traicionarme” y estoy a ver si salvo la cena.

      • #8 por mevoyaaustralia el abril 14, 2014 - 9:26 pm

        Eso lo tenemos que hablar con más detalle😉

      • #9 por María Álvarez Rodríguez el marzo 8, 2015 - 11:31 pm

        Para nada. La ironía por escrito la uso poco que se me da mal🙂

  2. #10 por eva el abril 16, 2014 - 2:09 am

    yo no creo en absoluto que sea ni traicionarte ni rendirte ni nada por el estilo. en realidad has sido muy lista, más lista que él, así que deberías sentirte orgullosa. quién sale ganando?
    tú a por ellos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: