Tener miedo / Being afraid (Esp/Eng)

Mi madre es una de esas madres sufridoras. Cuando yo era pequeña, nunca me dejaron ir a estudiar inglés a Inglaterra “por si me pasaba algo”. Mi madre no quería que saliera por la noche “por si me pasaba algo”. Cuando empecé a conducir, me rogaba que no fuera a la ciudad “por si me pasaba algo”. Con tanta repetición, mi madre terminó vistiéndome involuntariamente con una capa de miedo.

Cagada de miedo un día decidí que iba a empezar una nueva vida. Y los nuevos pasos me trajeron a Australia. Viajé sola por primera vez, tuve que desenvolverme sola por primera vez, hacer nuevos amigos, encontrar mis nuevos sitios. Mi madre tenía miedo por mí y sufrió mucho.

Todavía con el miedo en el cuerpo y el estado de alerta funcionando, empecé a viajar y a hacer lo que los que para mí son aventureros hacen de manera natural. Así que ignoré las inseguridades y me quité las capas poco a poco.

amigas extremas / extreme friends

Cuando hace días aterricé en Cairns, en el Norte de Australia, mis amigas y yo empezamos a bromear con el hecho de tirarnos en paracaídas sobre la barrera de coral. La idea era demasiado buena como para dejar que el miedo me paralizara. No sé cómo, pero hoy tenía el arnés puesto. La idea era un hecho. En la avioneta estaba tranquila, pero conforme íbamos subiendo, he visto a mi madre, que me decía que qué necesidad había de hacer semejante idiotez. Cuando se ha abierto la puerta del avión y el viento me ha devuelto a la realidad que se avecinaba en segundos, me ha entrado el pánico.

Una hora después del salto, he visto el vídeo y mi cara es de sufrimiento. Quería hacerlo, pero estaba muy asustada. Incluso le digo al instructor que no, que no, que no, que no quiero saltar. Pero ya era tarde. Lo siguiente ha sido el salto, el cuerpo del revés, el grito y los ojos cerrados. Mi cara seguía en pánico. Después ha sido el atrevimiento, el de abrir los ojos, el de ser consciente de que estaba en caída libre, de que había saltado desde 14.000 pies. Más tarde ha llegado la sonrisa, el flipar y la relajación. He pensado tanto en mi madre, que ya con el paracaídas abierto le he dedicado unas palabras. Sentía la necesidad de hablarle, de decirle que lo había hecho y que no había pasado nada.

La envidia estética

Viendo el vídeo con mis amigas nos hemos reído mucho de mi cara de susto. Ellas lo han pasado genial durante su experiencia. Salen hermosas, divirtiéndose, emocionadas. Su vídeo me ha despertado envidia estética. Yo no soy valiente, quiero decir, el tipo de persona a la que le gusta el riesgo de manera regular en su vida. Seguramente mi vídeo hubiera sido más bonito si hubiera estado menos asustada. Me hubiera gustado sonreír, guiñar un ojo a la cámara, hacer coreografías sobre el vacío, dar el discurso de mi vida planeando sobre el coral. Pero me entretuve luchando contra mis propios miedos.

El resultado es un vídeo igualmente bello en el que se ve cómo esa pesada capa ya no estaba cuando mis pies han tocado la arena.

Todavía me siento como si estuviera en las nubes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

BEING AFRAID

My mum has been always a suffering mother. When I was a child, I never studied English abroad just in case something (bad) happened to me. My mum didn’t want me to go out or drive in the city. Everything for what could happen. So many times she repeated this message that she dressed me with a coat of fear unintentionally.

Even with that fear, one day I decided to start a new life. And the new steps brought me to Australia. I flew for the first time on my own, I had to deal with a new environment, made new friends, found my new own places. My mum was afraid and she suffered a lot.

I was afraid too and my alert system was running smoothly, but I started travelling and doing what adventurous people do naturally. I didn’t pay attention to my insecurity and I started taking my layers off little by little.

Some days ago I came to Cairns, in the North East of Australia. My friends and I were joking about skydiving above the Great Reef Barrier. It was such a great idea and I didn’t want to be scared stiff. I don’t know how, but this morning I had the harness on. The idea was a fact. In the plane I was calm but as we were going up, the image of my mother came up. She was telling me that there was no need to do such a stupid thing. When the door opened, the strong wind got me back to earth. I was freaking out.

After the jump, I’ve watched the video and my face was an authentic drama. I wanted to skydive, but it gave me a hard time. I beg the instructor not to jump. I don’t want to do it, I don’t want to do it, I insist. But it was too late. The next thing has been the jump, my body upside down, the shout and my eyes closed. My face showed I was panicking. After that, I dared open the eyes, I was aware of being in free fall, as I had jumped from 14000 feet. Later, I could smile, went crazy for the experience and relaxed. I’ve thought of my mother and after my parachute opened I’ve spoke to her, to the camera. I needed to talk to her, explain what I had done and that everything was ok.

My friends and I watched the video and made fun of my scared face. They got the most of their experience. They look beautiful, enjoying, exited. Their video made me feel jealous. I am not as brave as people who like the adventure regularly. I suppose my video would have been more beautiful if I had been less afraid. I wish I had laughed, winked an eye to the camera, danced across the air space, made the best speech ever above the Great Reef Barrier. But I was fighting against my own fears.

The result is a beautiful video in which you can see how that heavy coat wasn’t there once I landed on the sand.

I can still feel myself flying.

, ,

  1. #1 por irene el febrero 1, 2013 - 7:57 pm

    ¡MADRE MÍA, BERGO! Si me he cagao hasta yo! Etres una VALIENTEEEEE! Te quieroooo!

  2. #2 por Montse Mas el febrero 2, 2013 - 5:52 pm

    ¡Envidia la nuestra!

  3. #3 por Jose el febrero 2, 2013 - 9:23 pm

    Si, si, tu siempre has sido muy cobarde… espera que me parto!!!!
    Yo, como el avion no se incendie me apaño con el dragon khan o la montaña rusa nueva como se llame.

  4. #4 por eva el febrero 7, 2013 - 2:39 am

    vale, el hecho de que no te guste el riesgo de manera regular no quiere decir que no seas valiente, porque lo eres y mucho. es sólo que te van otro tipo de experiencias. además creo que así tu video es más auténtico! jaja.

  1. Me va el riesgo / I’m craving risk (Esp / Eng) | Me voy a Australia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: