El espejo

Hace meses, antes de salir de casa, me pasaba al menos media hora frente al espejo. A ver qué me ponía, con qué complementos, con qué pintalabios. No llegaba tarde, porque contaba con ese tiempo, tan importante como el desayuno o la ducha. Aquí solo tengo un espejo, pero no está en mi habitación. Tampoco tengo tanta ropa. La que me traje es un mix. Hay pocas opciones.
El otro día recibí una caja con muchas de mis cosas. Y por la noche me pregunté qué me ponía al día siguiente. Y entonces me acordé de mis momentos frente al espejo y de que ya no existen. Y me dio una punzadita. Y entonces me di cuenta de que esas pequeñas cosas son las que hacen que tengas brillo y que no hacerlas hacen que poco a poco lo pierdas, como dice Malena en sus vídeos desde Argentina.

  1. #1 por Irene el agosto 7, 2012 - 3:05 pm

    ¡Es una orden!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: