DES

Se lo decía el otro día a un amigo. Me siento descorazonada. Suena muy dramático, lo sé, pero es lo que me corre por las venas. Desazón, desilusión, desesperenza, desasosiego incluso. Estoy en un estado con muchos des delante. Desde que vine a Australia he intentando estar desconectada de la política española. Con relativo éxito. Pero los últimos recortes me dejan sin palabras.

He estado trabajando duro desde hace años. El periódico en el que trabajaba cerró y me quedé en la calle, como muchos otros. Decidí arriesgar y estar lejos de casa. Pero no pensé que quizás a la vuelta, en menos de un año, no pudiera recuperar lo que es mío. El derecho a percibir mi prestación por todos los años de servicio.

Me dicen que todavía no está claro qué prestaciones se pierden y cuáles no por haber estado en el extranjero. No voy a pensar en ello en estos momentos. Pero ya es una cosa más que tengo que tener en la cabeza.

Ya sabes, si no te ocupas de la política, los políticos se ocupan de ti.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: