Lo estricto, lo riguroso

Llevo dos días dándole a la cabeza. Alguno más. Y aquí, con el desayuno calentito en el estómago y un segundo café entre las manos, me descubro pensando que los australianos hoy no me caen bien.

Estoy buscando la manera de quedarme, la manera de prolongar un poco más esta experiencia sin necesidad de arruinarme. Como no tengo ninguna empresa que quiera contratarme, tengo que seguir estudiando. No quiero saber nada de los cursos de idiomas. Son de mala calidad y someramente aburridos. La educación superior es otro cantar. Un máster cuesta unos 20.000 dólares, precio especial por ser estudiante internacional. Hay otras posibilidades más económicas. Para todas hay que tener un determinado nivel en inglés -que se certifica a través del IELTS, un examen que cuesta unos 300 dólares- y más papeleos. Hay que pensar en convertir en oficial el título que me dejé allí, en molestar a mi familia para que lo haga, en gastarme más dinero y en que todo esto debe estar on time.

Me agobio sólo de pensarlo y me pregunto por qué estos aussies serán tan estúpidos, tan estrictos, tan rigurosos.

Hoy hace un sol de muerte en Melbourne. Entra generoso por la cristalera de mi jardín. Volveré a pensar en el futuro el lunes.

 

  1. #1 por Irene el abril 18, 2012 - 7:18 pm

    Poco a poco se van desentrañando todos los deseos…

    • #2 por mevoyaaustralia el abril 18, 2012 - 7:22 pm

      todo tiene un tiempo, aunque me niegue a aceptarlo cuando las prisas me ahogan las neuronas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: