Entradas etiquetadas como Melbourne

Un NO a tiempo / A NO in time (Esp / Eng)

¿Alguien no se ha enterado de que estoy buscando trabajo? Hace un par de semanas vi una oferta que me interesó muchísimo. Ni siquiera era de periodista. Consistía en organizar el trabajo del jefe: tareas administrativas, llevarle la agenda, social media, escribir sus discursos…

Es una organización sin ánimo de lucro. Cuando vi lo que hacen pensé: “Yo quiero formar parte de ese proyecto”. Y tuve algunas ideas.

Les mandé mi currículo, me presenté. Les llamé días después y me dijeron que había sido seleccionada y que me llamarían en breve. Diez días después todavía no sabía nada de ellos y fui yo la que descolgó el teléfono. La respuesta, seca y breve, fue ésta: “Si no me te hemos llamado es porque no estás seleccionada”. Colgué. Y lloré y lloré y lloré. Me sentí como una mierda. No es la primera vez que me dicen no pero me costó encajarlo porque había sido un claro .

Me gusta sacar algo bueno de lo que me hace sentir mal y pensé en cómo conseguirlo. Decidí enviarles las ideas que había tenido, dárselas, sentirme útil. Las junté en un documento, cuatro cosas muy sencillas que nunca incluyeron un Deberíais o un Tenéis que. Escribí un correo electrónico contándoles todo lo que me gustaba de su página web y después les expliqué lo que incluía mi documento. El correo fue intencionadamente humilde, eliminando cualquier palabra que sonara arrogante. Por último (y algo muy habitual en Australia) pregunté si podían explicarme el porqué de la decisión, ya que quería estar mejor preparada para la próxima vez.

A la hora tenía una respuesta, seca y breve. Su correo electrónico decía que la web estaba siendo rediseñada y que las redes sociales estaban abandonadas porque no tenían un community manager. Su Gracias fue tan frío como mecánico.

Me quedé atónita. No lo pillaron. Se ofendieron. Las cosas siempre pasan por algo y yo soy feliz porque he descubierto que nunca querría trabajar con gente así.

Transformé mis lágrimas en una gratificante certeza.

thankyou

 

A ‘NO’ in time

Didn’t you know that I am looking for a job? Two weeks ago I was interested in a job offer even though it wasn’t a journalistic position. The offer was as a personal assistant to organize life’s boss: administrative tasks, schedule meetings and write speeches, social media… It is a non-profit organization and when I saw what they do I thought I’d like to be part of the team.

I sent my résumé to them and a personalized cover letter. I called them a few days later and I was informed that I had been shortlisted. However, ten days after my phone call I had no news from them so I called them back again. Their response, sharp and cold, was that I hadn’t been contacted as I wasn’t shortlisted anymore. I hanged up and I cried and cried and cried. I felt shitty. I can deal with a no but I didn’t understand why my yes became a no without any reason.

But I like bringing good out of bad so I decided to email them the ideas that I had already had for their organization as I wanted to feel useful. Firstly, I told them what I liked from their website and then I drafted some few simple and clear proposals with no reference to words such as You should or Have to. I was humble intentionally and I deleted anything that could seem arrogant. Finally, I asked for some feedback about their decision as I’d like to be a better candidate for the next opportunity.

An hour later I received an email, sharp and short. They told me that their website was being redeveloped and they didn’t have a Communications Manager for Social Media, but this was going to be rectified. After that, a robotic Thank you.

I was stunned. They didn’t get it. They got offended. But things always happen for a reason and I feel really happy as I realized that I would never want to work for people like that.

I changed my tears into a gratifying certainty.

, , ,

Deja un comentario

¿Es Melbourne la mejor ciudad del mundo? / Is Melbourne the most liveable city? (Esp /Eng)

Yarra river

 

Por cuarto año consecutivo, Melbourne ha sido elegida la mejor ciudad del mundo para vivir, según el informe de la Unidad de Inteligencia de The Economist (UIE). La UIE evalúa la habitabilidad de las ciudades bajo criterios como la estabilidad y la salud, la cultura, el medio ambiente, la educación y las infraestructuras. Otro factor que se ha evaluado es la tasa de criminalidad. Según este informe, vivir en Melbourne (o en otra de las cuatro ciudades australianas que están entre las diez mejores) debería ser lo más.

Ahora bien, lo más para quién.

Como soy una cuestionadora nata, el debate llega a la cena. ¿Mejor ciudad? Porque todo depende del rasero con el que se mida. Las conversaciones con mis amigos, la mayoría inmigrantes de distintos países, revelan una realidad que muchos días pesa. Australia puede ser muchas cosas. Para muchos es sólo un destino para estudiar, viajar, experimentar. Yo lo hice y fue genial. Pero es distinto a un proyecto a largo plazo, digamos más exigente.

¿Y entonces?

El debate avanza. ¿Quién ha sido entrevistado? Nadie. El estudio sólo mide factores a partir de estadísticas. ¿Y esos factores son relevantes? La criminalidad, por ejemplo. En Melbourne se pasea con tranquilidad. Pero también en Valencia. No en Caracas. Ese factor no cambia mi percepción de la calidad de vida, pero sí la de mi interlocutor.

¿Implica necesariamente que la mejor ciudad del mundo albergue a los ciudadanos más felices del mundo? ¿Cuál será la tasa de suicidio en comparación con la de Caracas? (seguimos lanzando preguntas sobre la mesa).

Intervengo con mi realidad. Como inmigrante con estatus de residente temporal (no hablemos ya de los estudiantes), todavía no tengo un trabajo de calidad (al que tanto echo de menos), me siento en desventaja, me tengo que esforzar el doble. Comer fuera es un extra. Aldi se ha convertido en mi supermercado de referencia, comer pescado fresco y variado en mi regalo de la semana y comprar libros en un placer que dejo que otros me regalen.

¿Es sólo una cuestión de dinero? ¿Sería más feliz si ganara 2000 dólares a la semana? ¿Sería feliz si ganara dinero en un lugar donde ganar dinero implica estar en riesgo? Enseguida añado más factores a la bolsa. Me niego a basar mi vida en cosas. ¿Da igual Melbourne que Tokyo? ¿Cómo medir entonces la felicidad? ¿Para qué sirve este estudio? ¿Cuál es el impacto económico para Melbourne?

Algunos días después doy con este artículo en el periódico The Age (en inglés) que también se hace algunas preguntas.

Para que veáis que no soy yo sola.

Ahí lo dejo.

 

Is Melbourne the most liveable city?

melbourne 01

Melbourne is the most liveable city for the fourth year in a row, by the Economist Intelligence Unit’s (EIU) liveability survey. The EIU assessed different categories such as stability, healthcare, culture, environment, infrastructure and criminal rates. According to this survey, living in Melbourne (or in any of the other Australian cities included in the top ten) should be amazing.

But, amazing for whom? As I’m used to questioning everything, I proposed the debate during our dinner time. Everything depends on the eye of the beholder. When I talk with my friends, most of them migrants from different background, they describe a tough reality in their day to day life. Australia can be a destination for tourists and travelers to be experienced. I did it myself and it was awesome. But now it is different for me as my purpose is living for a while in Australia.

So what?

The conversation goes on. Who took part in the survey? No one. The survey analyses statistics. Are those statistics relevant? Let’s talk about criminal rates. You can stroll in Melbourne safely. I used to do it in Valencia as well. But it’s really different from Caracas. This factor doesn’t change my perception of my quality of life, but it does for my interlocutor.

Has the most liveable city the happiest citizens?  How many people commit suicide in Melbourne in comparison to Caracas? (We liven up the conversation).

I explain my own reality. As a migrant, it is difficult for me to get a qualified job and feeling the glass ceiling really hard. Aldi has become my reference supermarket, having fresh and varied fish is my whim of the week and I let others to give me books as a present.

Is it just a matter of money? Would I be happier if I won $2000 per week? Would I be happier in a place where having high income means living afraid of being kidnapped or murdered? At that point,  I explain to my audience that things that make me happy are no things. Does it matter Melbourne rather than Tokyo then? How can happiness be measured? What is the purpose of this survey? What is Melbourne’s profit after this survey?

After this discussion I read this article in The Age which question some of the information given.

You can see that I’m not the only one.

It’s your turn now.

, , ,

4 comentarios

Is it clear?

I love Spanish: writing it, looking for the suitable word every single time, speaking it… That’s why I struggle with English sometimes, cause I don’t want to abandon my precious language.

To make it worse, I decided to teach Spanish in Melbourne. If I hadn’t studied Journalism, I’d have studied to become a teacher. I really enjoy it.

I feel confident teaching Spanish and although I love challenging myself it can be a tough task. Have you ever tried to explain conjugations? What about subjunctive?  When I explain new content, I like to be sure everyone understands the lesson. So I look at my students and I ask them: Is it clear? Sometimes I can hear someone mumbling:

Clear as mud

I smile. I got it.

 

, ,

Deja un comentario

Diana, you decide

We had the same idea. We are still connected. She lives in London. I live in Melbourne.

Such a messy desktops when we work for ADN newspaper

Nuestras mesas en el periódico ADN eran un desastre. Such a messy desktops

I proposed her to work together, as we used to, talk, share ideas, confront our point of views, connect with a look of complicity (via Skype).

The idea is, at least, challenging for both of us. It will keep us busy, mentally active and compromised.

I told her: ‘wouldn’t it be thrilling?’

Diana, the ball is in your court.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

, , , , ,

Deja un comentario

El resumen de Quim&Roser / Quim&Roser’s recap (Esp/Eng)

Hay gente que se lo curra. Crean, modelan, idean. Como si fuera fácil, como si no hubiera que pensar. Como si no hubiera que vivir mientras.

Y yo que (afortunadamente) tengo un don para encontrarme con esas personas que me alimentan, no puedo dejar de hablar de ellas.

Quim Y Roser. Selfie

Quim y Roser llegaron a Melbourne hace un año. Dos diseñadores (e incontables facetas artísticas), una vida atrás y un futuro incierto. Una historia común, aquí en Australia y en todas las otras Australias.

Y si a mí me encanta juntar palabras para explicar esta experiencia, ellos decidieron compartir la suya con imágenes. La idea era contar a su familia y amigos, a los nuevos y a los viejos, cómo ha sido este año en Melbourne, agradecerles su apoyo y acogida. El medio, un vídeo de seis minutos compuesto por un plano de un segundo por cada día. 365 imágenes por esos 365 intensos días.

Bienvenido a Victoria. Welcome to Victoria

Lo que podría parecer una sucesión de imágenes, se convierte en una historia que fluye, que habla de descubrimientos, que describe nuevos escenarios, otra cultura, otro paisaje, otros deportes y la añoranza de lo que se deja atrás con la determinación inamovible de continuar hacia adelante.

Bajo el mar. Diving

Me siento identificada con ese vídeo. Yo también soy Quim y Roser. Yo también voy en el tranvía, como dumplings, tengo millones de amigos nuevos, me paro a escuchar a los artistas que tocan en la calle, viajo, disfruto del mejor café de Australia, me inflo de energía cuando mis pies tocan el césped o me quedo quieta mirando el skyline de Melbourne, deseando que ese momento se detenga.

Sin entender, entiendo que ese vídeo está muy bien hecho, que ese vídeo tiene horas de trabajo, de implicación, de planificación, de falta de sueño. Sin entender, entiendo. Y quiero compartirlo.

QUIM&ROSER’S RECAP

A lot of people have talent. They create, think, develop ideas. It seems easy, as if they wouldn’t have to think, as if they wouldn’t have anything to do in between.

I feel lucky because I know some of these creative people and they feed me with their energy and art. So I can’t stop talking about them.

Quim y Roser en el aeropuerto. Quim and Roser at the airport

Quim and Roser came to Melbourne a year ago. They are designers (and have more creative facets) and left their lives in Spain to build a new one in Melbourne. Their story is my story. There are many similar stories in Australia and in the others Australias.

And if my job as a journalist is writing, they decided to show their experience with images. The original idea was showing their families and friends (the old and the new ones) how life is here and thank them for their support and warm welcome. They have created a six minute video which includes 365 shots which last one second, for every single day of the last year.

12 Apóstoles. The 12 Apostles

It could have been a sequence of shots, but it is a fluent story which shows discoveries, new scenes, another culture, others landscapes and sports. It presents the meaning of being homesick for what you left but determined to live looking towards the future.

I feel identified with this video. I am Quim and Roser. I also travel on the tram, eat dumplings, have a million new friends, listen to the music of street singers, travel and enjoy the better Australian coffee, get renewed energy when I walk on the grass and  stare at the Melbournian skyline, looking forward to hold back that view.

I am not an expert, but I do understand the quality of this work. This video displays huge effort, implication, planning and lack of sleep. Without being an expert, I do understand. And I want to share it.

 

 

 

 

,

10 comentarios

El casero / The landlord (Esp/Eng)

Él en realidad es Ella.

Hace más de un año me alquiló una habitación en una casa de Melbourne. A mí a y mi pareja. Íbamos a estar al lado de la playa. La casa no era lujosa, pero tras la visita nos pareció que estaba bien. Era una casa compartida. Tres españoles, un venezolano, una hawaiana y un canadiense. La cosa pintaba bien. El trato era bueno para las dos partes, un precio asequible para nosotros y una casa llena para él. Y muy buen rollo.

El día que fuimos a llevar nuestras cosas allí no quisimos ver la primera señal. La habitación, que ya no tenía ningún mueble que la adornara, no había visto una mopa en años. Yo no estaba contenta, pero ya no podíamos ir a otro lugar. Habíamos terminado el contrato en la otra casa. No había a dónde ir. Así que limpiamos y limpiamos. Y nos mudamos.

Poco a poco descubrimos que no encajábamos en aquella casa. Ese hombre era histriónico y maleducado. La casa siempre estaba llena con gente como él. No cumplía con sus promesas. Hasta que un día llegó una carta diciendo que el casero estaba alquilando la casa de forma ilegal. Una carta de la Policía, sobre todo en Australia, no admite bromas.

Nos marchamos. Pero no nos quiso devolver la fianza. Así empezó nuestro contacto con la Justicia australiana y fuimos al VCAT, un servicio que se encarga de resolver las disputas domésticas, entre otras cosas. En la primera vista, a la que no acudió, nos dieron la razón. Él no había actuado legalmente, pero nunca acató la orden. Cuando fuimos a visitarlo se negó a pagar e hizo gala de su estilo chabacano y arrabalero. Empezamos así un proceso de apelaciones, que él inició para zafarse de sus obligaciones, y de visitas a los juzgados. Él nunca se presentó. Tres visitas. Tres días perdidos. Tres órdenes favorables. Para nosotros.

Pero nunca pagó.

Así fue como yo hice gala de mi empeño. Y con mi orden todavía caliente, me fui a visitar al Sheriff como si viviera en una película, protagonizando el siguiente paso. Así fue como volví a perder mi tiempo, una inversión para recuperar no la ridícula suma de una fianza sino el orgullo de pelear por las cosas justas. Así fue como un día apareció en el buzón una carta, con un cheque, que incluía ese dinero y los gastos ocasionados. Así fue como leí que el Sheriff tuvo que llamar cuatro veces hasta que pagó. Así fue como entendí que el casero pagó cuando vio que ya no podía escurrirse más. La transacción se realizó el día de mi cumpleaños, qué coincidencia.

En todo este proceso he aprendido mucho inglés, un poco del sistema Judicial australiano y que los acuerdos siempre tienen que ser legales. Ha sido un año largo, en el que me he preguntado muchas veces cómo alguien de mi mismo país y mi misma ciudad, a 17.000 kilómetros de casa, pudo engañarnos, en el que me he contestado que los usurpadores primero chupan la sangre a los que tienen más cerca, con los que hablan el mismo idioma, porque hacerlo en inglés exige una fluidez que ese zafio no tenía. Luego supe que no he sido la primera y ojalá haya sido la última. Ha sido un año largo, en el que he cumplido mi promesa de luchar para obtener lo que quería, que era un final justo. En el que he hecho mía la frase “este hombre no conoce a La Bego.

Una victoria moral que sólo me deja con una espina: la de ver la cara del señor Vicent el día que descubrió que había sido derrotado.

 

 THE LANDLORD

He is She.

More than a year ago, my partner and I rented a bedroom in a shared house in Melbourne. He was the landlord. We were going to live close to the beach. Although the house wasn’t amazing, we made a deal. Three Spanish, a Hawaiian and a Canadian. It sounded like a plan. We reached an agreement favorable for both sides: low rent for us, no spare bedrooms for her. Good vibes.

We didn’t want to see the first alert signal. With no furniture, our new bedroom was filthy. I was disappointed, but the deal was made. We didn’t have anywhere to go. So we cleaned and cleaned. And we moved to this place.

Little by little we discovered that we didn’t fit in that house. That man was histrionic and rude. People like him came often, invading our space. He didn’t keep his promises. One day, we got a letter which said that the landlord was renting the bedrooms illegally, according to the Real State. We couldn’t ignore a Police warning.

We left but he didn’t want to pay our bond back. So we met the Australian Juridical System for the first time. VCAT is a service that arbitrates between two sides that have a domestic conflict. She didn’t come. The Judge admitted that we were right, but he didn’t listen to the order. We visited him, but he showed ill-mannered and coarse language. He appealed in order to avoid his responsibilities. We went to Court again. He never appeared. Three times. Three lost days. Three favorable orders for us.

He never paid.

So I had to show my determination and guts. I visited the Sheriff, as if I was playing a role in a film, and I performed my next step. I lost my time trying to get my money back, but investing it in recovering my wounded pride. Few days ago I saw a letter in my mailbox. It included a cheque, with our bond and the costs. The Sheriff had to call him four times to make him comply with the order. He understood that it was impossible to pass the buck. And he paid on my birthday’s day.

Throughout this process I’ve learned a lot of new English, a little more about the Judicial Aussie System and that it’s better to do things according to the law. It has been a long year in which I wondered how someone from my country, from my own city, could lie to us. The answer comes clearly: the masquerade drains the closest people, who can speak the same language with, as lying in English was so demanding for him. I haven’t been the first but I wish I was the last. It has been a long year, in which I kept the promise I made myself: fighting to get what I deserved, a fair ending.

This has been a moral victory but I hold a grudge: seeing Mr. Vicent’s face the day he discovered he had been defeated.

,

3 comentarios

La paella, paso a paso / The paella, step by step (Esp/Eng)

Soy de Valencia y he visto un millón de veces cómo se hace una paella tradicional, la de pollo, conejo y verduras. La de mi madre, mi padre, mi abuela, Pilar, la amiga de mis padres, mi tía Maruja, mis amigos valencianos que no son de mi familia. Casi todos los domingos. Es tradición. En España, nadie que no sea de Valencia osaría decirle a un valenciano cómo hacer una. Pero ahora vivo en Australia y, lejos de casa, todos entendemos de paella, la hemos cocinado mil veces, nos sabemos los entresijos. Tanto, que incluso alguno me ha espetado, indignado, que por qué yo no sofreía el arroz y luego añadía el caldo. Pregúntaselo a mi madre, o a mi padre, o a mi abuela, o a Pilar, la amiga de mis padres,  o a mi tía Maruja o  a mis amigos valencianos que no son de mi familia.

No voy a hablar del matiz de añadir romero o no. No me importa. ¿Tu máster receta? Toda para ti. Yo voy a deleitarme con el sabor de casa. Y no estás invitado.

Como muchos dictan sentencia, creo que por el mero hecho de que soy valenciana y forma parte de mi vida dominguera puedo, al menos, hablar de mi experiencia.

Así que esta semana me he dado el placer de entretenerme con el universo paella. He comprado una paella grande (en Valencia solemos llamar igual al plato y a la sartén), un paellero y las patitas. Después de tener el equipo y no antes, llamé a mis amigos y a su familia para que nos acompañaran. Por último, mercado. Me aseguro de que encuentro la bajoca y el garrofón antes de comprar la carne. En Melbourne no todos los días puedes encontrarlas. Añado el pollo, el conejo. Lo demás lo tengo en casa.

Así que llega el día. No es la primera vez que cocino paella, pero sí la primera que la hago con lo mismo con la que la solía hacer en casa. Vamos. La carne, doradita, la verdura, el pimentón, el caldo, esperar, probar de sal, el arroz, huele a quemado… A la mesa. No queda ni un grano. “Che, així dóna gust! (“¡Así da gusto!”).

 

Estos días he encontrado wikipaella, una plataforma creada para “definir, promocionar y defender las auténticas paellas”. Los creadores hablan de aspectos muy interesantes, como los ingredientes o las recetas más comunes. E incluso tienen un manifiesto. A mí me ha hecho gracia una entrada de su blog en la que repasan la forma tradicional de comer paella. Me he divertido mucho leyéndolo porque muchos puntos son protagonistas de disputas cotidianas alrededor de la mesa, como tener cuidado de no echar limón al comensal de al lado o no invadir su trocito. Porque la paella se come directamente de la paellera, para que el arroz no se enfríe. Cada uno respeta su parcela y nada de robarle el trocito de carne que te gusta al de al lado. Como mucho, si lo que tienes enfrente no te gusta, lo dejas en el medio para que otro se lo coma. Como yo soy la pequeña de mi familia, y la mimada, mi trocito preferido siempre me llegaba de un sitio u otro por generosidad de mis padres o mis hermanas, pero eso es un privilegio que uno sólo tiene en su propia casa. Lo mejor de todo es que el que cocina nunca friega la paella.

A comer, que el arroz se enfría. At the table, the rice is still warm

A comer, que el arroz se enfría. At the table, the rice is still warm

Yo ya he encontrado entretenimiento para los fines de semana australianos.

THE PAELLA, STEP BY STEP

In Spain, not a single person would dare to tell a valencian how to cook paella. In Australia, far away from home, everyone knows the recipe, its secrets and has cooked this rice dish more often than fried eggs. Bravo!

I am from Valencia and I have seen my mum, my dad, my parent’s friends, my granny, my aunty Maruja and different friends from different valencian families cooking the traditional paella almost every Sunday. It’s a custom. But in Australia, many people do question the way I cook the paella. The traditional, the one with meat I mean. Even the cooks. That’s right. No worries. Your recipe, all yours. I don’t need a book. I don’t need amounts. I am not in a rush. I don’t need to have any precooked stock. I don’t need to argue. I have seen it many times in my life.

So this week I’ve been enjoying shopping my paella kit. First, I got the paella burner and the paella pan. Then I invited my friends. Later, I went to the market. Chicken, tick; French beans, tick; beans, tick; rabbit (rabbit? Yes, rabbit), tick. This is a traditional valencian paella and although I wouldn’t bet on the result, I will follow my family way. And I won’t tell you how to make it. You know it, don’t you?

So Sunday arrives and I am getting excited. I cut the chook and the rabbit (rabbit? Yes, rabbit). I prepare the veggies. Salt, olive oil… My friends arrive and we share some drinks, olives and pickled mussels while the paella goes on. I am in my element. Then, adding salt to taste, rice, playing with the burner and counting down.

Orgullo de 'valensianeta' I am so proud

Orgullo de ‘valensianeta’
I am so proud

For the ones interested in learning, I’ve recently discovered a website which defends the value of the traditional paella, wikipaella, a platform to “define, promote and uphold the authentic paellas”, they say. One of his posts talks about how to eat and enjoy the paella, step by step. If you are willing to experience an authentic Sunday paella they remind us that all the guests sit around the paella and eat from the pan, with spoon, not fork. That’s the way to keep the rice warm and everybody can have the socarrat (toasted rice at the bottom). Everyone has their own section and doesn’t get rice from another side of the pan and a lot less the piece of meat they like. If it is not in front of you, we are so sorry but… In my case, as I am the youngest daughter, and the spoilt one, my parents and sisters give me my favorite piece of meat. The post forgets the best part, though, and it is that the cook never wash the paella pan.

Nevertheless, the pieces of advice go on and they are so familiar, so real, so good, that I laugh alone. I have many Sundays ahead. And my friends know it.

, , , ,

1 comentario

Dos españolas y una conversación / Two Spanish people and a conversation (Esp/Eng)

Raquel, española, de Madrid. Peter, escocés, de Perth. Francisco, venezolano, de Caracas. Begoña, española, de Valencia.

Cuatro personas y una mesa, en Melbourne, Australia.

No es un chiste.

Raquel y yo hablamos en español de un tema banal. Pero estamos indignadas. Cada una quiere añadir sus argumentos. El escocés se levanta, sólo oye español y se pierde un poco. Raquel y yo estamos de acuerdo, y sólo hacemos que apuntar nuevas ideas que soportan nuestro punto de vista. Elevamos la voz. Gesticulamos. Estamos a punto de llegar a una conclusión. Francisco dice tímidamente que le perdonemos, que se levanta, que hay demasiada tensión en la mesa.

Raquel y yo nos miramos. ¿Tensión? Pero si no estamos discutiendo. Si estamos de acuerdo. Si sólo estamos hablando.

Nos miramos otra vez y nos reímos.

Somos españolas. Ponemos el alma en todo lo que hacemos. Vamos, no es tan difícil de entender.

 

TWO SPANISH PEOPLE AND A CONVERSATION

Raquel, Spanish, from Madrid. Peter, Scottish, from Perth. Francisco, Venezuelan, from Caracas. Begoña, Spanish, from Valencia.

Four people at the table in Melbourne, Australia.

It is not a joke.

Raquel and I talk about a trivial topic. We are in a huff. Each of us wants to add their point. The Scottish stands up, he’s lost as all the conversation is in Spanish. Raquel and I agree, we add new ideas which support our point of view. Our voices are louder. We gesticulate. We are about to reach the conclusion. Francisco, shyly, asks for permission to leave the table, there is too much tension.

Raquel and I stare at each other. Tension? We are not arguing. We do agree. We are just talking.

We stare at each other again and we laugh.

We are Spanish. We put our heart into everything we do. Come on, it is not difficult to get it.

 

 

 

 

, ,

Deja un comentario

¿Quieres vivir en el lugar más feliz del mundo? Aquí es a donde debes ir

mevoyaaustralia:

Australia, el país más feliz del mundo, según la OCDE

Originalmente publicado en CNN en Español: Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos:

Por Ivana Kottasova y Irene Chapple

LONDRES, Inglaterra (CNN) — Australia es el país industrializado más feliz del mundo, un título que ha ganado por cuarto año consecutivo.

El llamado “país afortunado” venció a Noruega y Suecia para tomar el primer lugar en el Índice para una Vida Mejor, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicado este lunes.

Ver original 669 palabras más

,

Deja un comentario

El hombre agresivo

Es sábado muy temprano, pero levantarme pronto merece la pena si es para desayunar con mi amiga Pamela. Vamos a Dukes, en Chapel St.  Conseguimos una de las cuatro mesas de la terracita. El café está buenísimo, la conversación llena de matices. Nos zampamos unas tostadas con huevos pochados.

Una pareja está sentada a mi izquierda y a la derecha un hombre desayuna unas tostadas con huevos fritos y aguacate, adornadas con unas flores pequeñas, lindas y comestibles. Sus músculos hablan de muchas horas de gimnasio, escucha música con los cascos y lleva gafas de sol. En la última mesa de la derecha dos hombres charlan con un par de cafés delante. Los dos son asiáticos. El mayor, escuálido y moreno, fuma. El joven tiene la mitad de años y sonríe todo el rato.

Es otoño pero el día cálido. Hace sol y todo fluye.

Una energía repentina hace que mi amiga y yo nos balanceemos hacia la izquierda. El hombre solitario se abalanza, como si fuera un felino cazando a su presa, sobre el hombre de la mesa de la derecha, el delgado. Ha sido un salto seco, veloz, limpio. Los golpes se amontonan en el cuerpo de ese hombre, paralizado, con la cara llena de miedo y manchada de sangre. No entiende qué pasa, por qué le pasa. Intenta zafarse de él, pero lo  tiene inmovilizado. Lo empuja contra las vallas de publicidad que nos separan de la calzada y hace que se queden apoyadas en los coches aparcados. Las mesitas ya no están en orden. La pareja del agredido está de pie, observando, en pánico.

Nadie hace nada. Nosotras hace rato que observamos la escena desde el bar de al lado. Abandonamos los bolsos, las llaves, el móvil y los cafés que ahora son parte del atrezzo. No sabemos qué ha pasado, sólo hemos percibido ese salto desde la mesa de la derecha hacia la mesa contigua. Ningún hombre de esos que abundan por Melbourne, six pack y actitud chulesca, se atreve a mediar. Se ve que hoy no han desayunado hormonas. Los camareros interceden, pero no hay manera. La adrenalina del agresor está disparada. A ése no hay quien lo pare.¿Nadie ha llamado a la Policía?

El señor músculos suelta a la víctima y se sienta a seguir desayunando, como si nada. Los camareros le ponen los cubiertos de nuevo, como si nada. Nosotras nos sentamos, como si nada, mientras el agredido permanece de pie, atónito, temblando. El señor músculos se inclina hacia nosotras, también como si nada, para hacernos una confidencia. “Lo siento, chicas, no soporto que nadie fume a mi lado”.

Nunca hubo un aviso, nunca le dijo, nunca se quejó. Estábamos en una terraza donde el que quiera puede fumar. El señor músculos es repulsivo aunque siga ahí como si nada. El señor músculos no tenía ningún derecho. La Policía nos interroga a todos. Es mi primer interrogatorio. Los agentes contrastan la versión del agresor. Su actitud les parece un poco desproporcionada, nos dicen.

A mí lo que me parece insólito es que, mientras llega el veredicto, el señor músculos se haya pedido otro café y siga disfrutando de esa mañana de otoño. Como si nada.

, ,

Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: